¿Todavía sin plan de verano? Haz el Camino de Santiago

6 Jun

Ya llega el verano, y con él las vacaciones y las ganas de viajar. Por eso un buen plan para estos meses es hacer el Camino de Santiago. Una idea perfecta para hacer andando o en bici, con tus amigos, familiares o incluso solo. Eso sí, no es un paseo, aunque siempre depende de cómo se lo tome cada uno. Es una ruta de sobra conocida, pero que oculta muchos misterios y curiosidades…. ¿nos acompañas a descubrirlos? Veamos qué hay detrás del Camino de Santiago…

El Camino de Santiago, buen plan para empezar a planificar el verano

El origen del Camino de Santiago

Sobre el año 820 se hallaron los restos de la tumba de Santiago el Mayor, uno de los 12 discípulos, en un bosque llamado Libredón, en Galicia. Este había sido decapitado en Jerusalén y sus restos fueron trasladados hasta allí en barca. Destino elegido por haber sido un gran evangelizador del cristianismo en la Península Ibérica.

Cuentan las leyendas que un ermitaño vio una estrella posarse en dicho bosque. Corrió a contárselo al obispo y allí encontraron una antigua capilla junto a un cementerio de origen romano donde se hallaban los restos del santo. Al enterarse de la noticia, llegó hasta allí el rey Alfonso II el Casto Rey de Asturias, como primer peregrino. Y fue allí, en Galicia, donde mandó construir, debido a la necesidad de un templo donde practicar sus creencias, una pequeña iglesia para honrar al santo. Pero fue más adelante, ya en el año 899, cuando su sucesor el rey Alfonso III la reconstruyó como la Catedral de Santiago de Compostela que ahora conocemos.

Es en el siglo IX cuando comienzan los primeros peregrinajes por parte de españoles. Hasta el siglo X no empiezan a llegar los primeros peregrinos europeos. Es ya entre los siglos XI y XIII cuando se consolidó Santiago como lugar de peregrinación internacional a través de las diferentes rutas del Camino de Santiago.

¿Por qué la flecha y la vieira marcan el Camino de Santiago?

La flecha amarilla tiene su origen en el año 1984 gracias al párroco Elías Valiña, que fue uno de los mayores promotores del Camino de Santiago. Fue él quien decidió señalizar con una flecha amarilla en piedras, casas… El recorrido del camino desde Francia hasta Santiago de Compostela.

Otro símbolo histórico para reconocer la ruta es la vieira o concha. Uno de sus orígenes, según cuenta una de las leyendas, trata sobre el hijo del Conde de Bouzas (Pontevedra). El cual, para llamar la atención de una chica, intentó entrar al mar con su caballo, pero una ola le atrapó en el agua. Tras rezar implorando salvarse, consiguió llegar a la orilla. Se dice que gracias a una extraña fuerza que lo arrastró. Eso sí, todos sus ropajes aparecieron llenas de vieiras. Para dar gracias, este peregrinó con la vieira hasta Santiago. Es por ello que se considera la concha como un elemento sagrado y símbolo del Camino de Santiago.

La vieira como signo identificativo del Camino de Santiego tiene un origen muy curioso, más bien ¡de leyenda!

Si es que… ¿a quién se le ocurre hacer eso? Aunque claro fue un auténtico reto y casi lo consigue, pero todavía no sabemos si conquistó a la chica o no… ¡quién sabe!

Y los años jacobeos, ¿qué relación tienen con el Camino de Santiago?

¿Los años jacobeos son en los que se pueden comer muchos San Jacobos? Estaría bien, pero no, lástima. Los años jacobeos son aquellos en los que el día 25 de Julio, festividad de Santiago apóstol, cae en domingo. Esto normalmente ocurre en una cadencia regular de cada 6-5-6-11 años, ¡ni Fibonacci!

La flecha amarilla es otro distintivo del Camino de Santiago, hay que hacerlo para saber qué se siente al ver una

Se dice que el arzobispo Don Lope de Mendoza promovió la cultura del año santo (o jacobeo o jubilares) en Santiago. Bien, ¿y en qué consiste? Pues en que los años jacobeos se concede indulgencia plenaria a todos los peregrinos que hagan el camino de Santiago y visite la catedral. Antes se producía este hecho, pero claro, el 25 de julio día de la festividad del apóstol, la ciudad de Santiago era un caos, así que se tomó esta determinación.

Parece fácil peregrinar, ¿no? Ya ves que es momento de plantearse hacer el camino, todo es ponerse… aunque también lo puede ser la primavera o el otoño, es un plan de verano por antonomasia.

Y el botafumeiro entonces, ¿qué tiene que ver? ¿es peligroso?

El botafumeiro, literalmente en gallego «el que echa humo», es quizá el incensario más grande y famoso del mundo. Pesa 53 kg y mide 1,5 m. Y al añadir el carbón y el incienso… ¡puede llegar a pesar 100 kg!

Está colgado de la cúpula central de la Catedral de Santiago y se balancea a lo largo del crucero (la parte ancha de la base de la catedral). Llega a recorrer 150 metros de lado a lado, alcanzando una velocidad de más de 60 km/h. ¿Dentro de una catedral? Vaya pasada, ¿no?

El Botafumeiro, el inciensario característico de la Catedral de Santiago de Compostela. Espectáculo para disfrutar al final del Camino de Santiago.

Se dice que su origen proviene de la necesidad de ambientar la iglesia tras el paso de tantos peregrinos que habían realizado el camino de Santiago y que dejaban mal olor. Pero, vamos a lo importante… ¿el botafumeiro es peligroso? Para nada, puedes estar tranquilo porque no lo es. Sí que es cierto que se dice que se ha caído 3 veces en toda la historia, pero nunca ha dejado victimas mortales. Sobre todo, no es nada peligroso porque se han ido cambiando los engranajes a lo largo de la historia, y los que tiene ahora son seguros, así que no tenemos de qué preocuparnos. Uf, ¡es un alivio!

Un buen plan de verano para pasarlo de manera diferente

Como veis, el Camino de Santiago tiene un montón de curiosidades, y más que quedan en el tintero. Además es un plan de verano distinto, tanto seas creyente como si no, peregrino puede ser cualquiera. El Camino de Santiago ha sido recorrido por personas de todo el mundo y de todas las creencias a lo largo de la historia.

¿Sabías que el botafumeiro se ha caído 3 veces, pero nunca ha pasado nada? ¡Qué suerte! Clic para tuitear

Es una escapada bastante divertida, que puedes realizar desde casi cualquier parte del mapa, con un coste no muy elevado. La puedes hacer andando o ir en bicicleta, y divertirte a la vez que pierdes unos kilos. ¡Son todo ventajas!

Imágenes espectaculares del Camino de Santiago, hay que vivirlo para poder contemplar algo así

No es sólo por el viaje, la excursión, las vistas y las fotos (para los retos de Hunteet quizá), que merecen la pena, pero no. Sino que es por el esfuerzo, el viaje interior paralelo que cada uno realiza o la convivencia con los peregrinos. Creas en lo que creas, mucha gente se ha encontrado a sí misma en el Camino de Santiago.

Así que no te lo pienses más y haz del Camino de Santiago y disfruta de un plan de verano apasionante. ¿O ya has hecho un tramo, o todo, o pretendes hacerlo más tarde? ¿Tienes otros planes? Cuéntanoslo aquí abajo en los comentarios, o en nuestro Twitter o Facebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.